Desatino con gracia

Si he de caer 
si he de fracasar 
tendré a bien practicar cómo padecer la inevitable tendencia al tropiezo.
Espero aprender 
de una vez por todas 
a despeñarme con gracia.
Si me vengo abajo 
que sea un hundimiento glamorouso. 

No importa cuán profundo sea el abismo a donde mi revés
impredescible
  conduzca 
que el naufragio no carezca de elegancia.

Mañana 
dentro del hoyo en donde la caída me haya colocado 
podré reír de mi descomunal imperfección 
recordar que hubo gracia
glamour y elegancia
a pesar del desatino 
 mío 
o del destino.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s