De porcelana

Ovación de pie  y estrellita en la frente para todos los sensatos humanos que honran a nuestra vulnerada lengua española. Aplausos para esa manada en vías de extinción que, aunque se trate de un mensaje en whatsapp con urgencia de semáforo,  le dan su espacio a cada tilde y el  señorío que corresponde, cuando corresponde,  a las mayúsculas.  Son mentes conscientes que no usan sustituciones marcianas. No abrevian con urgencia adolescente. Tienen a bien usar signos de exclamación y de interrogación antes y después. Porque aunque se nos olvida, no somos gringos. 


El  español es un caballero que abre la puerta a las preguntas con un signo, y la cierra con otro. Lo mismo hace aunque le estén exclamando. 


Nuestro idioma es un viejo hidalgo, su elegancia es de porcelana. Y por tristes prisas, muchas piezas se le rompen una y otra vez en el vaivén cibernético. Tanto, que corren peligro en manos de quienes olvidaron su forma original. También se esfuman con hechizo de ilusionista en deditos nativos digitales que no se acuerdan de algo que nunca vieron. 




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s