POESÍA EN LAS FINANZAS

Se me da fácil pasar de la dimensión contable — jerga con la que me gano la vida — a este estado de conciencia que me posee cuando leo o escribo poesía, cuando me nace un cuento adentro. Las finanzas acompañan al sol, juntos duermen al caer la tarde. 

Con la luna llegan la palabra, el verso, los poemas inmortales. Cada estrella una idea.  Es como pasar de hablar en ruso a hacerlo en portugués. El primero es anguloso, geométrico, un tambor. El otro es suave, una ola mansa, listón que enamora, melodía de violín.


Privilegio, locura, habilidad bendita que crece a paso de año.

Flujo de caja conoce a Soneto, y se enamoran.


Margen operativo mi novio de día, Haiku amante de noche. Son mis lenguajes cotidianos y queridos. Limón y azúcar, las dos caras de mi loco espejo, ambas vitales. Agua y oxígeno para sobrevivir.

Mi naturaleza es un abrazo de pensamiento y emoción. Danza de opuestos en íntimo tango.

Un milagro alfanumérico, así es mi idioma. Soy mujer que aloja dos mundos distantes: uno de razones otro de pasiones. Colisión que lleva mi nombre.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s