GENTE DECENTE

Por favor no me digas que casi no hay. Yo la veo todo el tiempo. En la amabilidad con la que el señor de la gasolinera me despacha combustible. En la risa de la señorita del supermercado, en la forma en la que me ayuda a empacar mi compra. La siento en la diligencia de Ricky, el chico que me vende flores. Mientras escucha lo que le platico, escoge las mejores, me aconseja como alargarles la vida y se despide con un “que le vaya bien señito.” 

Me topo con ella en el saludo del guardia de la oficina, también en la actitud de las personas con quienes trabajo a diario. La he visto brotar en aquellos que desean siempre aprender algo nuevo, que buscan completarse.

Sí hay gente decente, y existe en abundancia. El secreto para encontrarla es observar y agradecer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s