A Kafka

A Kafka se le comprende desde la sombra, se le lee desde la verdad del dolor, se le admira por su insobornable franqueza.

Se le lleva en la piel, en la memoria, en la herida que no se nombra.

A Kafka se le acompaña en la agonía medular, casi siempre de noche.

Un comentario sobre “A Kafka

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s