No todo quedó perdido

No todo quedó perdido.
Aún tejemos leyendas 
de amores inventados. 
Guardamos sueños temerarios 
en escondites secretos. 
Los sacamos a la luz para  
revivirnos en sus osadías.
Trazamos planes de vértigo
en azoteas imaginarias y
saltamos con alas infalibles.
Como si fuera milagro el
corazón late de nuevo.
Dibujamos sobre arenas húmedas
siluetas hambrientas que se funden 
en estremecido encuentro.
Exorcismo breve para soledades 
largas. Esperanza de amor marino,  
a pesar de la ola que lo engulle y aleja.
Vino bueno servimos a la imaginación,
y cuando abandona el espacio de
lucidez atormentada por reglas y
monotonía, surgen del polvo amores
que sí fueron de piel y realidad.
Despierta el cuerpo aletargado 
a la alegría y a los besos 
y a las miradas de antes.  
Por un instante infinito el alma  
arde en el mejor de los fuegos.
 
Después despertamos de nuevo a la
muerte lenta de los días iguales. 
Pero el bien de la caída libre está hecho. 
Y es que mientras el antojo 
de revelarse ante el vacío no perezca,
nada quedará perdido en el olvido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s