De nuevo a mis maestros

Pasan los años, y los maestros que acompañaron nuestro andar por el aprendizaje son presencias constantes. Aparecen en todo, a veces como sutiles fantasmas, otras con rotunda estampa. Los vemos en nuestra perpetua convivencia con los números. Están en letras, en historias. Los sentimos en el asombro delicioso que otorga el arte, en aquellas poesías. Los escuchamos en la música, bailan con nosotros. Discretos emergen en certezas y en nuestra forma de decidir. Hasta oímos su voz de vez en cuando, como si estuviéramos en aquellas aulas.
 Quedaron dentro ellos y sus enseñanzas. Y como la vida con su paso alimenta nostalgias y alborota al recuerdo hay muchos a quienes sentimos más presentes.
Es día para celebrarlos, para abrazarlos en la distancia. Rindo homenaje a todos aquellos maestros que me acompañaron en el viaje, a sus rutinas que también fueron las mías, a lo que despertaron y a cómo cultivaron en mí la curiosidad. Salud por los tantos momentos. Gracias señores, sepan que parte fundamental suya habita en mi entendimiento. Sientan por favor la admiración y el cariño. ¡Felicidades en su día!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s