IRRESISTIBLE Y CANALLA

La música tiene a veces algo de canalla. Nos hace llorar. Es dueña de una forma muy peculiar de alborotar emociones. Nos recuerda que aún estamos vivos, lo que hemos sentido y lo que nos ha tocado.

Con aplomo entra por los oídos e invade todo por dentro, sin pedir permiso. Llega al estómago y despierta a nuestras mariposas más aletargadas. Se va a la memoria y enciende películas de muchos momentos. A veces hasta rompe candados y revive aquello que habíamos guardado, a propósito, en la bóveda más lejana de la mente. Como si no fuera suficiente, va y se instala en el corazón. Caprichosas las notas, salen poco a poco, como fuentecita, vestidas de lágrimas.
¿Y nosotros qué? No somos capaces de frenarla. O no queremos. Bendita seas maravillosa música, tus sonidos me recuerdan cuanto he vivido y a quienes he tenido.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s