CON UN BESO POR FUSIL

Son clase aparte. Un grupo apto para todo tipo de estudio: psicológico, sociológico y hasta antropológico. Curioso universo son los adolescentes. Van por ahí librando batallas imaginarias.   Privacidad y libertad sin límite son sus causas. Tienen ánimo de conquistadores, van en pos del Reino de los  Permisos. Codiciado territorio dominado  -a veces-  por el clan de los papás. La testarudez y la necedad son su estrategia, les sobra energía para insistir, arma poderosa. Esa que nosotros los adultos hemos gastado en menesteres menos demandantes.


Respiro e invoco a las deidades de la paciencia y la sabiduría. Cosa complicada es malabarear con el ánimo indómito de nuestros jóvenes amados.  Y como no poseo habilidades bélicas, mejor acudo al campo de batalla con una canción como lema: “Con un beso por fusil”…

Merecen nuestros besos y abrazos aunque ellos estén atrincherados. Al fin y al cabo, alguna vez hace mucho, militamos en las mismas filas, y con sabio amor nos enseñaron a firmar la paz. O con coscorrones, pero encariñados.  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s