DE CEJAS…


Desconozco cuantos siglos llevan navegando en el ADN familiar esas cejas moriscas y frondosas que adornan los ojos de los hombres Serra. Imagino a algún campesino catalán, antepasado de mis antepasados arrasando miradas con la suya.

Sé que atravesaron el Atlántico en un temprano siglo XX custodiando los ojos y las inquietudes de mi bisabuelo Juan Serra Masalles. Este catalán y su mirada esperanzada, abandonaron su Valls Tarragona natal en busca de una vida de aventura y oportunidad en América. Como el destino tiene un genial sentido del humor, lo trajo a esta tierra de maíz y volcanes. O tal vez ese era el plan original. No sé. Ninguno de los afortunados conocedores de su historia vive para contármela.



Un siglo ha pasado desde el día que Guaguán divisó nuestra costa. Encontró la vida que buscaba y le regaló a su nueva tierra una familia. Ya somos cuatro generaciones, cosecha suya. Su fuerte acento catalán se fue junto con sus recuerdos del Viejo Mundo. Le hacen compañía perpetua en la tumba. Sus cejas en cambio, atravesaron el océano para quedarse. Prosiguen su viaje. Navegan imponentes en la sangre Serra. Hijos, nietos, bisnietos… Muchos llevan su sello: esos ojos moros, que observan el mundo al amparo de dos arcos oscuros, gruesos, magníficos. Como los de mi abuelo, los de mi padre, los de mi hijo…






Un comentario sobre “DE CEJAS…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s