ÁNGELES Y ADRIÁN

Conocí a Ángeles Mastretta y sus personajes de pasión y arrojo hace muchos libros y años. Podría jurar que esta frase la leí en “Mal de Amores” uno de sus libros que más fascinación provocó en mí.



Lo leía mientras le daba de comer a Adrián, esas noches fueron inolvidables. Me convertí en malabarista experta de libros, compotas y pachas. Cuando me conmovía alguna frase o fragmento, lo leía en recio, para que mi bebé lo oyera. No entendía nada mi colocho, pero le daba risa mi entonación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s