ADRIÁN, UN NIÑO DE PIÑATAS

Desde que aprendió a caminar, mi Adrián se enamoró de las piñatas. Abrazaba y les hablaba a sus esculturas de papel y color como que tuvieran vida y sintieran. Caminaba por toda la casa cargando a Sully o a Winnie the Pooh, y les llamaba “mi ñata”. Fueron juguete predilecto durante los días antes de que llegara la hora de sacrificarlas.


A veces se contrariaba de tener que pegarles, otras, sabía que dentro habían “uquis” -dulces en su jerga de niños- y valía la pena darle una pequeña paliza. Pero rescataba a su amigo destartalado, y jugaba con el esqueleto de alambre y papel roto que quedaba. Hubo piñatas que nunca llegamos a romper, él no lo permitía. Esos días de cotidianidad infantil se fueron, junto con sus colochos color girasol.

Ahora, a sus 16, las piñatas son en discotecas, a horas macabras. Ya no hay dulces, ni sorpresas. Así es la vida.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s