TANGO Y RECUERDO

El paso del tiempo es una de las pocas certidumbres que conocemos. Los días son soldados que marchan a ritmo constante, sin interrupción. Llegan, caminan durante veinticuatro horas y se van dando paso al siguiente compañero. Así, forman pelotones llamados meses y ejércitos llamados años. Son universales. Con suerte, en su desfile  aprendemos algo y siempre, nos deja de todo: bueno y malo. Hay cosas cotidianas que nos gritan, con descaro, cuantos pelotones hemos visto pasar.
 Leí que mi película favorita, fue filmada en 1992, ¡Hace veintiún años! Parece que fue ayer cuando salí del cine emocionada y enamorada de un ciego, militar y muy controversial Al Pacino. La buena noticia es que cada vez que la veo, aprendo algo nuevo.  Ayer la vi. Pobre Alex, porque ahora, tengo ganas de aprender a bailar tango, como lo hacían mis abuelos, como lo hace este  genial personaje. No se imagina que recibirá clases de este baile bello y argentino.  Y es que la escena del tango en la película, sin palabras,  grita a viva voz todo lo que este hombre tenía adentro y que sus circunstancias estaban aislando y apagando.
 El personaje interpretado por Chris O´Donnel (Charlie) es  menor  que Javier mi hijo, un año mayor que Adrián, ¡mi bebé de dieciséis años! Eso es sentir que el tiempo pasa, pesa y atropella. Pero nos deja cosas simples, bellas y bien hechas, como “Scent of a Woman”, mi película favorita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s