Se fue el 2012

 El 2012 se ha despedido. Engrosó la cosecha de niños en algunas familias. Otras, dijimos adiós a seres queridos para siempre. No somos las mismas personas que éramos cuando empezó. Nunca lo somos. Es el ciclo natural de los tiempos y su paso.

Cada año nos regala nuevas experiencias, presenta retos y oportunidades para evolucionar. Viene acompañado de risas y lágrimas, de alegrías y golpes. Nuestra actitud ante el balance de lo bueno y lo malo, define la huella que el año imprime en nuestra historia personal.

Lo canta Milanés: “¿Cuánto gané, cuánto perdí? Qué cosa  cosa me ha hecho feliz, que cosa me ha de doler…”

Deseo a mis amigos que el 2013 venga cargado de momentos benditos y enriquecedores.  Que traiga, o mantenga, relaciones de buena conversación y mucho amor, con besos y abrazos ricos.

Espero también que tengan vivencias de las buenas. Esas que regalan mucha risa -de la contagiosa-  y satisfacción en abundancia. 

Por último, deseo a quien lea ésto – y a todos-  que la felicidad la encuentran adentro. Y que sea tanta, que necesiten compartirla.




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s