Siesta de hijo, siesta de avión


Volamos de regreso a nuestros días.

Tú, a tus juegos en pantalla y a la cuenta regresiva hacia tu primer día de tercer curso. El primero de muchos,  inolvidables días de colegio, amigos y adolescencia.

Yo, regreso a mis quehaceres de casa. Vuelvo a mi  escritorio, a un nuevo año de cálculos y planes,  a mi faena de finanzas salpicada de poesía.

Pero no quiero pensar en el regreso, en el mañana,  o en el trabajo.

 Este es un momento de gloria. Y quiero tragarlo con todo su sabor a miel.

 Voy aspirar tu aroma de hijo durmiendo en mi hombro.

Concentrada, empiezo a vivir   y grabar la experiencia.

Siento  las cosquillas que dibujan las brochas de tu pelo en mi rostro.
 Escucho tu respiración de niño que empieza a dejar de serlo.
Observo tu paz cuando inhalas y tu energía cuando exhalas.

Aprovecho la cercanía que me otorga tu siesta de vuelo, para acariciar el melocotón de  tu cara. Dibujo muy despacio  tu nariz, siento que es más grande que hace unos días.

Todo en ti crece, al compás de tu  paso por la vida. Tu espíritu y tu voluntad evolucionan como espuma. Se perfilan grandes, iluminan tu camino y mis pocas certezas.

Tu cuerpo se transmuta de niño, a joven, a hombre. Pero tu cabeza todavía descansa con comodidad sobre mi hombro ¡Me siento afortunada!

Me pregunto ¿A dónde te llevan tus sueños?

Y veo tus manos. Las de hoy, grandes. También veo  las pequeñas,  de hace quince  años. Son blancas, perfectas.  Las beso. Entrelazo mis dedos con los tuyos. Tu denso sueño me lo permite. Cierro los ojos con tu mano en mis labios y sonrío.

Me acerco más, con  cuidado, para no disipar la profundidad de tu descanso.

 Aspiro de nuevo tu olor a hijo que crece. Me invade la felicidad de ser tu madre. Ese gozo bendito que rescata, día tras  día,  a mi voluntad. Vuelvo a besarte. Esta vez, beso tu cabeza de brochitas que algún día fueron rubias, amarillo girasol.

Agradezco y vuelvo agradecer. Por tener  tus manos, palpar  tu piel. Por sostener  tu cabeza en mi hombro y sentir tu presencia, tu ser.

Agradezco al vuelo de horas de norte a sur, a tu cansancio de mucho hacer.
Por regalarme tu siesta -¡bendita siesta! – de tiempo en avión,
 tu cercanía y también tu respiración.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s