Niña de mis mil historias




No te desvanezcas niña
no te asustes por los años
densos
que la vida coloca
uno a uno
sobre nuestro cuerpo

Son joyas y son piedras
los años

Solo es uno más
niña
el que en esta noche de silencio
te ha cubierto con escamas de tiempo

Un año más que trazó
líneas nuevas sobre la piel
dentro del centro secreto
en medio de los recuerdos

Pero no desvanece los tuyos
ni borra la imagen sepia de tu cuerpo pequeño
ni debilita las flores de tu imaginación

Tampoco cubre
con desencantos o con niebla
niña de sonrisa eterna
tus deseos multicolor

No te des por vencida
pequeña
tú que custodias mi historia primera
niña de ímpetu y salvaje ingenio
niña de los mil planes
no te dejes apagar
por el hierro de los cambios

Niña que soñabas con alas gigantes
no dejes de hacerlo
no abandones
jamás
tu fantasía salvadora
en las garras del olvido

Niña que sobreviviste un naufragio de mar
dos naufragios en el cuerpo
tantos otros en las cavernas del silencio
niña sobreviviente

No olvides cómo vivir
a buen resguardo
dentro de mi cuerpo
en el corazón craquelado
de mis inagotables pensamientos
no te pierdas en el laberinto
de las largas décadas que soy

No dejes que tu infancia
de mil historias
deambule
resignada
hacia el témpano de la muerte

Niña que volabas por las noches
niña que bailabas sobre espuma
niña que sabías encontrar
magia y música
en el placer de jugar

No mueras bajo el peso de la vida
no te evapores en el sinsentido
inútil
del desencuentro
no fallezcas
en la sombre de la indiferencia

No los veas
no los sientas
sé por siempre,
y para siempre 
la niña alegre
de mis mil historias

Jamás volví

Nunca volví al sitio en donde te vi por última vez,                                             joven y vivo,                                                                                               enseñándome a cazar cangrejos.

No he regresado a sentir la sal que condimenta su brisa,                                         ni a escuchar la arrogancia del mar.

No he vuelto a caminar por esa espuma que                                                           en cámara lenta                                                                                                         moja la arena.

Cuarenta años no son suficientes para levantar un andamiaje de templanza que ordene mi entendimiento con argumentos pragmáticos.

A pesar de la distancia que ha tendido el tiempo,                                                 no soy capaz de empequeñecer la cobardía                                                          que nace en el cenote de mi tristeza.

Temo al choque de galaxias que sucede cuando la belleza se confunde con la fatalidad.

Siento pánico de la memoria y su peor fantasma,                                                 temo recordar aquel olor marino que inundó tus pulmones,                            que cambió nuestras vidas.

No.                                                                                                                                 No volví a pedir cuentas a ese océano que,                                                  aquella noche de mayo                                                                                                                                                                          tal vez sin saberlo                                                                                                   detuvo tu corazón.

Salud

La primera,
un elixir granate con aroma a madera, 
un paseo por viñedos azulados,
aligera esa parte de tu alma que busca refugio en la habitación de tus tristezas, 
imperdibles,
o corre con pasitos esperanzados, a la buhardilla fantasiosa de tu infancia. 
Con el cristal caramelo de la segunda,            abrís la ventanilla del corazón en donde llorás a quienes te han abandonado. 
Su transparencia de oro induce a susurrar nombres,                                                  inolvidables,                                                       
como quien canta a un niño para arrullar su sueño…
o apaciguar el tuyo.
Con la tercera,                                                                                                       una fiesta del color del sol,                                  con hielo cielo y fruta y fiesta,                                                        oís rumba en tu sala de baile imaginaria.
movés flamenca,                                                                                          caderas y brazos,                                                          al compás travieso de un soniquete gitano que solo vos escuchás. 
Te importan poco  o te importan nada,                     las piedras-palabras,                                        opacas y deformes que lanzan a tu aire de íntima musicalidad,
los ignorantes de tu fuego. 
 Ellos no entienden de alcobas en el alma,
ni de pérdidas, 
ni de arrebatos.
Salud por la vida que te ha enseñado,          valiente,                                                                                                                       cómo se llora y cómo se besa. 
Salud por los años que se han instalado,         luna a luna,                                                                                                                   en la historia de tus huesos.
Salud por la hoguera,                                          invencible,                                                                                                                                 que atizás con afán en el centro de tu entraña. 
Salud por tus vivos y tus muertos, 
por tu ayer y tu mañana,
salud y salud por la bengala que,                              generosa,
me ofrece tu mirada.
 
 

Desde todos tus sitios, las palabras

A veces, 
palabras que leo en alguna página
abierta con ánimo aleatorio,  
parecen tuyas. 
 
Como si fueras tú quién responde 
desde todos tus sitios 
una de esas mis preguntas que nadie entiende. 
Y ¿ sabés qué? 
me encanta pensar que sos tú. 
 
Es más, 
necesito saber que se trata de ti. 
¿Quién quita? 
Al rato y por aquí andás, 
flotando arriba o alrededor 
o enredado en mi pelo 
porque querés sumergirte en mi mente. 
 
Este silencio  sacro
sobrenatural 
que acompaña a la lectura 
es cómplice de mi percepción ilusa, 
casi pretenciosa. 
 
¿Será posible? 
Tal vez te tengo más cerca de lo que imagino, 
dejame creer que sí,
aunque sea durante la brevedad de un párrafo.