Me parte la vida

Aceptar la condición adulta de los hijos, rotunda y autónoma, se vuelve fantasía en tiempos rotos.

Su voluntad transita distinta, prefieren quedarse lejos.

Nadie me enseñó cómo se alinea una de madre si el momento del mundo supone una prueba colectiva,

ni cómo guardar la templanza cuando un océano se interpone, más inmenso que nunca.

La incapacidad de abrazarte me parte la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s