De dibujos animados

Ignacio, preso de rabioso arrebato, remataba su ira roedora lanzando un ladrillo a la Gata Loca.

Con la cabeza trémula por el ladrillazo bien puesto, tumbada en el suelo, la loca herida expresaba un amor de encantamiento a su agresor.

Acercamientos tempraneros a la violencia. Agresión de caricatura del siglo XX.

En blanco y negro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s