Hielo

La frialdad,

en todas sus manifestaciones,

tiene el poder de romperme en pequeños añicos.

Los hielos del aire son los menos crueles.

Su paso gélido empieza en la piel y termina en los huesos.

No escarcha lo irreparable,

eso es negocio de la frialdad que,

por innombrable,

desarma hasta al más cálido de los veranos.

Y vuelve a romperme

aunque recurra al abrigo de la divagación.

Nada tan helado

como el desprecio

que emana de la mirada humana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s