Canción sin nombre

Se escurre una canción en las sombras de la noche 
es una tonada tan bella 
desconocida
Nada evita que me conmueva hasta las lágrimas, 
nada evitará que luego me abandone
quedaré a solas
Surge un sentimiento impostergable cuando la música se impone

                                                                      pasión arrebatada
Giró dando pequeñas vueltas en este aire de viernes,

mi canción escurridiza
Danzaba seductora sobre un pentagrama imaginario. 
Bailaba ella, giraba también yo

agradecida por las notas
El eco de su piano entró por el umbral de mis oídos hacia el vestíbulo sonoro de mi pecho, 
con osadía musical trazó suaves volutas en mi vientre, 

                                                            como aquellas mariposas
Su magia melancólica me ha golpeado para siempre,
                                                             luego, silencio.
Ha escapado la melodía desconocida,
resbaló en pocos, largos minutos, 
                                                            inolvidables minutos
Salió por la ventana en búsqueda de sombras y búhos. 
Y en el silencio que ha dejado procuro tararear su recuerdo. 
Queda en su espacio 
una lágrima cristalina
Tengo en el cuerpo canciones que jamás olvido, 
aunque anónimas, 
huyan por la ventana hacia el misterio 
de la noche

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s