Trozos magníficos

A mi viejo se lo llevó el mar cuando era demasiado joven. Pero bueno, eso ya lo saben quienes han leído mis arrebatos de rebeldía, quienes me han escuchado durante todos los años que lo he llorado, quienes conocen cada detalle de ese día negro porque tendieron un puente amoroso de tiempo y oídos cuando necesité narrar cada pedacito del horror.

También lo saben quienes no entienden por qué todavía sangro. Se fue en una violenta ola del Pacífico. Todo fue violento y todo está presente.

Sin embargo tuve trozos magníficos de padre en la mía madre. Y en este día de paternal celebración a ella la beso y la abrazo y a él lo recuerdo aún más, guapo y risueño. También, en un arrebato de fantasía, doy besos y abrazos al aire que ocupa su ausencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s