¿Quién si no ellos?

Llegaron nuestros muertos de visita. Después de todo, es en su honor que nos reunimos hoy, es por su memoria que preparamos fiambre. Aunque a veces, entre prisas y penas, perdemos de vista la razón de la ocasión. Como sea, aquí estuvieron. 

Pellizcaron los embutidos y algunos espárragos del fiambre. ¿Quién, si no ellos? Nosotros no fuimos, los niños menos, ellos aún no lo comen. Nuestros pequeños todavía no sienten lo que hoy se siente, no entienden de recetas familiares, del ritual que celebramos contra viento y marea, no saben que perder esta tradición es impensable. Y aún no han asistido a un entierro que marque un antes y un después en su vida. Ellos no esperan llegadas del más allá. Los niños de la familia extrañan a los muertos a través de nuestra nostalgia y de las constantes tertulias celebradas en honor de quienes partieron. Ellos comen pizza, el fiambre y sus extravagancias los asustan.

Mientras tanto, los fantasmas pellizcan salchichones o producen ventiscas inexplicables, es su forma de hacerse presentes. Acaso es sólo nuestra imaginación que los invoca. Hoy, esa parte de la mente que no se resigna, sabe que necesitamos señales. Sentir que ellos tampoco nos olvidan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s