Busco a la niña

Busco a la niña.  En estos momentos de vacío y grisura, necesito su risa de ánimo fresco, su convicción de que las maravillas existen, su sueño constante. Añoro su certeza de que volar es posible, su ilusión de girar ligera y libre para siempre. La veo escuchando música, riendo a carcajada limpia, hablando sin parar. La imagino como entonces y la extraño como nunca.
Voy quitando las capas que, como arañas que tejen hilos invencibles, los años formaron dentro. Las arranco poco a poco y brotan imágenes de los momentos que la hicieron huir hacia el interior. Con picas de desesperación golpeo los muros que el dolor y los desencuentros levantaron. Lucho contra esas paredes gigantes que tanto asustaron a la pequeña y la cubrieron de sombras y silencio.
Bajo esa tela de hilos macabros, detrás de ese muro sombrío, agazapada se oculta para que la vida no la rete de nuevo, para que no la encuentre. Procura desaparecer para que el tiempo no la golpée como antes. Ella se esconde, se protege. Y yo la necesito.
La llamo a gritos, le imploro que vuelva con su inocencia y valentía y ese sentido del humor de miel y color. Quiero de nuevo conmigo a la niña que fui. Cercana y sólida, como fue en aquellos felices años. 
Busco a esa pequeña con mi cara de antes, con mi voz de alegría, a ella que soy yo misma hace tanto y que cantaba y reía en mi interior. Nadie mejor que mi versión infantil podrá ayudarme a recordar lo bueno, a creer otra vez, a imaginar y planear y a volver a sentir. A ser de nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s