Mi camino

Este camino de musgo y esmeralda, de tantos verdes y azules, lo recorro a diario. Esclava del tiempo y la impaciencia del quehacer, suelo atravesarlo con urgencia. Y aunque mi prisa provoca aturdimiento aún no causa ceguera. De tanto mirar mi camino repetido, realizo que jamás se ve igual.

Este sendero se renueva con el paso de los días. El sol lo ilumina a capricho. Impredecible es la luz que se cuela por los árboles, cada minuto es distinta.

Las hojas no se repiten, las nubes no se detienen. Ni siquiera el asfalto es el mismo. La sombra lo transforma con el paso de las horas. Nada es estático en esta naturaleza. Cada día una sorpresa nueva, así es mi camino cotidiano.





Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s