Universo común

Leí un artículo encantador. Científico según la autora, bastante cálido para referirse a la ciencia. “Why Readers, Scientifically, Are The Best People To Fall In Love With”. Fue publicado en Elite Daily.
Puras verdades. Yo las extiendo a planos múltiples. Porque hay muchas formas de enamorarse y de amar, no? 
La empatía que desarrolla un lector hacia la humanidad lo hace candidato perfecto para ser un amigo de confianza. Entre dos personas (o más) que conocen la gloria de la buena lectura, se tienden puentes permanentes.
Ambos saben sumergirse en las historias, ambos se identifican con las emociones de los personajes. Y texto tras texto, aprenden a encontrar prodigios en la diversidad con la que los escritores inventan personas y sucesos.
 Sienten arranques de ternura, de risa, de miedo. También de llanto. Perfeccionan el arte de enamorarse. Todo con solo navegar en páginas y palabras. 
Cuando dos empedernidos por los libros coinciden en una obra o en algún encuentro, sucede magia. Es como si  se tomaran de la mano y juntos dieran un paseo dentro de otro universo, ese que ambos conocen muy bien. Se abstraen  por un rato de la vida y sus asuntos comunes, para enriquecerse mutuamente. 
Solo ellos entienden el gozo intenso que proviene de una historia bien hilvanada.  Aquilatan lo que cada libro concluido deja dentro de su esencia, para siempre.
Las personas que hacen de la literatura un hábito aprenden de gentes. Son expertos en calzar zapatos ajenos para comprender. Hacen de la compasión un hábito vitalicio. También son maestros de la admiración. 
Es muy simple: leyendo conocen a profundidad muchas facetas humanas. Eso sin mencionar que además aprenden de lugares, momentos históricos y culturas vivas o extintas. Las letras los transportan a todos los infinitos.
Cuando dos seres lectores se reúnen, hacen de su conversación una oda a la vida, y un homenaje al arte literario. Celebran sus propias existencias y el milagro de haberse encontrado. 
Coincidir con alguien que comparte la misma pasión desaforada es un regalo que no tiene precio. Para agradecerlo todos los días.

Un comentario sobre “Universo común

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s