PAZ IMPRESCINDIBLE

Tu paz interior manda. Es quien te fortalece, te acompaña y te levanta.

Si le da por escaparse -simpática ella- toca salir a buscarla. Hacer un viaje mental.  Regresar a aquella conversación, o al desencuentro poco afortunado, volver a donde sea que tuvo a mal extraviarse. Desmadejar las hebras que la ahuyentaron,  rebobinarlas hasta que hagan sentido y muestren el camino por el que huyó.

Aunque le duela al ánimo, buscar hasta encontrarla. Tomarla de la mano –darle un coscorrón por desobediente, después un beso- y aferrarnos de nuevo a ella.


Paz imprescindible, no cabe el lujo de de su pérdida. Resulta caro, te deja en quiebra, con el ímpetu hipotecado.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s