Poquita cosa

Le llamas “Tan poquita cosa”. Tu interlocutora asiente. Atrás, en la fila que tantos compartimos, muerdo lentamente mi lengua, siento el fueguito conocido en las orejas y me limito a observar. Veo a la chica, a Poquita Cosa, reparo en sus ojos perfectamente delineados, en su gorrita cubriendo el cabello negro, brillante, recogido en un moño impecable, en sus manos, en su estampa de trabajo tan pulcra.

Sonríe. Sí, te regala una sonrisa, clara como cascada, mientras te entrega un vuelto.

Y no sé si es por lo que dices o por cómo lo dices o por la displicencia con la que recibes el vuelto, pero he de decirte que vemos imágenes absolutamente distintas. La mía muestra a una joven que crece segundo a segundo, que es mucho y es tanto, casi gigante.

No, para nada. Definitivamente no es una cosa.

Sabrá nadie cuál universo habitas, cómo lo asimilas para verlo así, desde una torre que existe únicamente en tu personal fantasía.

Mientras tanto, el fuego de mis orejas ha desatado un incendio adentro de mi cabeza que repite y repite: Definitivamente no es poco ni es cosa. Nadie lo es.

Las llamas devoran mi entendimiento.

2 comentarios sobre “Poquita cosa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s