Sin cerrar los ojos

La pareja se despide con un besito arrebatado. Y otro, más besote, sin arrebato. Ella lo abraza fuerte y abre los ojos hasta el final de la despedida. Él no los cierra. Con pasos en la mirada recorre a otra joven, de pies a cabeza, sin interrumpir el beso.

Tras la ventana de su vehículo, una mujer observa el triángulo sin aspaviento. Ya no siente tristeza, no se indigna. Entendió hace mucho que la naturaleza humana tiene rasgos eternamente primitivos, instintivos inmunes a la evolución. Y no, ella tampoco cierra los ojos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s