Cabeza que no lee

La cabeza que no lee no ha saboreado la felicidad que brota desde el fondo de un buen texto.

Coincide con un libro y lo deja ir, como si fuera un bicho mínimo. Indiferente, lo ve partir o lo deja perdido en sombras, como si la felicidad cayera de los árboles, o de las nubes, como si algo tan precioso sobrara en este extraño mundo.

Juan Tallón , “Mientras haya bares”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s