De nuevo el mar

Tenemos algo íntimo, el mar y yo. Una dualidad. Atracción y rencor. Puede verlo durante horas, sentir su sala y su aire y su voz de ola. Puedo regocijarme con su guapura, entretenerme con la cadencia de su espuma, ver el vaivén de sus aguas que no se agota y no se repite. Porque cada llegada es distinta, y cada momento único. Puedo disfrutarlo.

Pero también recuerdo, y sé que no fue personal, pero este mar que me apasiona y me seduce y me hace sentir viva, me colocó frente a frente con la muerte. Irreparable e implacable. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s