CADA QUIEN ENCUENTRA AQUÍ LO QUE NECESITA

Lo bueno de venir al puerto es que aquí cada quien hace lo que le gusta, dice mi mamá. La costa es un bálsamo con su aire y sonidos y olores. Cada quien encuentra lo que necesita: un nuevo canal, cierta metamorfosis, serenidad o simple descanso.


Los días de puerto me otorgan  remedios. Rotundos y prodigiosos.


Horas para perderme en el remanso que albergan los buenos libros, una enérgica corrida con vistas al océano. El silencio mañanero de cara al mar, momentos de soledad marina, tan íntimos y personales. Únicos para pensar, diáfanos para imaginar. 

La conversación relajada de la tarde en la playa. El vaivén cadencioso de las olas. Su brisa, la sal que viaja para prendarse en mi piel como si quisiera quedarse para siempre, las ocurrencias de los niños… la voz de mi madre.

Me acompaña el sol que nace mientras corro en la arena, el que alumbra y calienta los ratos de agua, el sol al atardecer. Lo siento y me siente.


Simple y tanto, el universo.  Me lo trago, lo abrazo lo sostengo como al mejor tesoro.


Después de esta fantasía, de este oasis para el ánimo, viajo a la ciudad renovada. Vuelvo al mundo con la certeza de que ese lugar familiar y amado forma parte vital de nuestra historia. Vuelvo también con la promesa de regresar, a pesar de los pesares.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s