En la Catedral del mar

Brindo por la historia que se convierte en literatura.
 Por la inspiración desaforada que provoca en los autores.
 Salud por esos magos de las letras que la re inventan
 para quienes sobrevivimos aferrados a la lectura. 
Por las emociones que me crecen y enloquecen 
gracias a la vida que habito en los libros. 
Feliz ante la Catedral del Mar,
 cara a cara, cerré los ojos. 
Reviví en el siglo XIV. 
Me encontré con Arnau Estanyol 
y fui testigo del ir y venir de aquella Barcelona 
que Idelfonso Falcones me contó. 
Fue un instante de imaginación pura.
 De redención.
 Santa María del Mar con sus muros cargados de siglos, 
el libro abierto en mi memoria, vino, jamón con melón
 y velas que hablan.
 Los libros y el mundo. He dicho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s