Para pensar en morir

Casi 48 horas de arder en el infierno, veo formas con alas distorsionadas, a veces tienen rostro y cola, otras son solo pares de ojos que agreden desde mis neuronas,
miradas acusatorias que provocan dolor de alambre espigado.

Nace en un núcleo latente, un cráter de lava que arde en el hemisferio derecho de mi cerebro.

Ríos de sufrimiento negro, denso como petróleo
salen de ese centro hacia la trastienda de mis ojos, hacia mi nuca, se derrama por el brazo derecho, aniquila todos mis equilibrios.

Migraña le llaman, maleficio, titán, monstruo que invita al suicido.

Salud

La primera,
un elixir granate con aroma a madera, 
un paseo por viñedos azulados,
aligera esa parte de tu alma que busca refugio en la habitación de tus tristezas, 
imperdibles,
o corre con pasitos esperanzados, a la buhardilla fantasiosa de tu infancia. 
Con el cristal caramelo de la segunda,            abrís la ventanilla del corazón en donde llorás a quienes te han abandonado. 
Su transparencia de oro induce a susurrar nombres,                                                  inolvidables,                                                       
como quien canta a un niño para arrullar su sueño…
o apaciguar el tuyo.
Con la tercera,                                                                                                       una fiesta del color del sol,                                  con hielo cielo y fruta y fiesta,                                                        oís rumba en tu sala de baile imaginaria.
movés flamenca,                                                                                          caderas y brazos,                                                          al compás travieso de un soniquete gitano que solo vos escuchás. 
Te importan poco  o te importan nada,                     las piedras-palabras,                                        opacas y deformes que lanzan a tu aire de íntima musicalidad,
los ignorantes de tu fuego. 
 Ellos no entienden de alcobas en el alma,
ni de pérdidas, 
ni de arrebatos.
Salud por la vida que te ha enseñado,          valiente,                                                                                                                       cómo se llora y cómo se besa. 
Salud por los años que se han instalado,         luna a luna,                                                                                                                   en la historia de tus huesos.
Salud por la hoguera,                                          invencible,                                                                                                                                 que atizás con afán en el centro de tu entraña. 
Salud por tus vivos y tus muertos, 
por tu ayer y tu mañana,
salud y salud por la bengala que,                              generosa,
me ofrece tu mirada.