Manantial volcán

Así es 


No siempre soy apacible
manantial-dulzura 
serena o simple 

Ser complicada
volcán en furia 
incandescente  
feroz en argumentos de lava 
es parte de mi experiencia femenina
Movimientos se desatan 
-incontenibles- 
en mi plexo solar 
si choco contra muros de injusticia 
o cuando mi verdad es amordazada 
Verás 
antes me apagaba a toda costa
en silencio 
estallaba cuerpo adentro 
mi interior ardía devorado por llamas invisibles
completo
ignoraba las quemaduras 
ocultaba tantas llagas
a costa de dolor enmudecido
Pero olvidé cómo se practica el rito de la inmolación
no sé porqué 
a lo mejor me lo gasté 
en estado de  cansada inconsciencia 
por los muchos muros y todas las mordazas que 
sin mayor tregua
cruzaron los caminos de mis días
Quizás fueron los años quienes me llamaron al orden
acaso fue producto de evolución para sobrevivir
Y si no eres capaz de encontrar luz en la voracidad 
de mis fuegos ocasionales
tampoco sabrás cómo nadar con gozo 
en la miel de mi manantial

Dos devociones

Profeso dos devociones en absoluta supremacía
contundentemente
dos
ambas quitasueño
ambas quitapenas
Paradojas encontramos
incluso
en aquello que más amamos.
Devota con cada una de las gotas de sangre
que me caminan las venas
devota hasta la última consecuencia
devota de mis hijos
Devota hasta gastarme las retinas
en luces o en penumbras
devota en cada aliento de mi apresurada vida
devota de los libros.
Dos pasiones
tan dispares
no han de compararse
¿Cómo explicarme?
no vivo sin ellos
si vivo por ellos
tampoco soy sin los otros
Miradas y risas
rebeldías de hombres niños
abrazos irrepetibles
amores de la entraña
Historias y palabras
escándalos innombrables
prodigios en papel y tinta
amores de la mente
Dos devociones me quitan el sueño
Dos devociones me quitan las penas
voces y palabras
pasiones ambas

Sal de mar

El recuerdo
inevitable llegada
imágenes empapadas en espuma
oscuridad y sal de mar
olas que escuecen pupilas de niña
marea siniestra
lo arrastra a su muerte subacuática
un miedo anónimo
la orfandad a destiempo
su dolor permanece

Luces de ciudad

Una ciudad se enciende
poco a poco
tras la ventana 
mujer apagada en mi afonía
la veo prender 
mi ciudad colocada en el valle
horizontal en su historia
vertical en sus contrastes
habita mi cuerpo en urbana iluminación 
Adivinadora de mi silencio                                                      
la última franja de azul tarde 
atraviesa mis labios
luego la noche 

Hay recuerdos

Hay recuerdos que llenan la mente de bengalas 
de luces que nacieron en tus ojos 
en tus manos de promesa pura
en la esperanza de un futuro que hoy es pasado.
Hay recuerdos que te hacen regresar por aquel camino de flores lila 
de setos esmeralda encendidos al sol 
de aves a colores que hablaban con voz humana.
Hay recuerdos que suben y bajan 
que flotan como nubes en aquella calle  pequeña de grandes secretos
que te vulneran y te fortalecen 
que te hacen llorar y enjugan los llantos con carcajadas 
que secan lágrimas con la solidez de los abrazos.
Hay recuerdos que te enfrentan a tus mejores fantasmas 
que enredan aquellos tus dedos con anillo de quinceañera 
en la mano fuerte y segura de alguien que ya no está.
Hay recuerdos que susurran en tu oído con palabras musicales
do mayor sostenido
que ese alguien y esa mano no se fueron 
del todo.

Y sonríes tres veces.
Hay recuerdos que traen humedales de chubascos que nacieron y murieron en un trópico 
caliente 
al que jamás regresaste 
y cierras los ojos para verte allá 
niña y empapada y feliz.
Están también los recuerdos que te llevan a otros humedales 
a tu manantial de labios y lengua en sus labios y en su lengua
a bocas jóvenes de rojo fresa  
y promesas imposibles. 
Son recuerdos que gritan con voces de silencio asfixiante 
que albergaste en el cuerpo un paraíso 
que bebiste aguas de cristal 
inolvidables  
que en líquidos así te empapaste nunca más.
Hay recuerdos que se burlan de tus ojos 
agobiados 
cuando buscan respuestas en los tiempos de antes 
sin encontrar la llave que los guarda

Ríen tus recuerdos al saber que 
después de todos estos años
de todas las distancias 
de cada pérdida
aún no sacias del todo la sed.
Y hay recuerdos recién nacidos
tu imagen de anoche en el espejo
los pliegues cansados en tu piel de medio siglo
tu mirada serena sostenida por certezas y silencios
milagros múltiples que engrandecen tu mente. 
Cien curiosidades nuevas surgen
lava ardiente de tus volcanes interiores  
fuego que inspira la creación de recuerdos que aún no son
un deseo inmenso de más vida permanece
pendiente de construir reinos imposibles
para después poder recordar.

Lluvia, ciudad dolida

La lluvia 
feroz y apurada
derrumba a golpes la paz de mi sueño
Esta noche de oscuridad
no entiendo el idioma vertical con que azota 
cada una de las tejas
En violencia líquida caen palabras
tantas palabras
incomprensibles
Acaso se debe al dolor que vi en la esquina
viva en el olvido
de mi ciudad dolida

Hijo que ya eres hombre o apuntes sobre la mujer que buscas

                                                                                                                                             
                                                                                                                                  Para ti hijo 
                                                                                                                                  hombre joven  de este siglo niño
                                         siembro estos versos
                                                                                                                                en el almacigo de tu entendimiento                                               
Si buscas mujer dúctil
de palabra quebrada
de asustadizo silencio 
Si quieres mujer de tranquilidad
reposada
que sin argumento ni pregunta se ubique uno
dos o treinta peldaños abajo de tu sitio
domesticada a los dictados de tu tiempo 
dispuesta a las formas de tu voluntad 
en exclusividad absoluta
Si pretendes recortarla a la curva de tu mundo
a las verdades que rigen tu entendimiento
al fondo de tu universo individual 
y a nada más
                                                                                 Piénsalo mejor
Si lo que exiges es pareja liviana
capaz de ocultar con escoba de obediencia
sin asomo de batalla
sus certezas debajo de la alfombra que sostiene las tuyas
resignada a borrarlas de su geografía 
a olvidarlas
recortada al molde de tu tranquilidad 
                                                                                 Pregúntate dos veces por qué
Si prefieres que sea
casi una hija
pequeña a la vista 
cubierta por tu silueta  
oculta bajo la densidad aceitosa de tu proyección
                                                                                        Cargarás inútilmente 

                                                                                         un peso invisible
Si eres hombre que gradas arriba
necesita de mujer ajustada al tamaño de tu confort
inamovible en tu territorio
figurilla de cristal 
quieta en los silencios
invisible al mundo extendido
moldeada
editada
guardada y doblada
no tienes idea alguna de los muchos tesoros que pierdes
                                                                                      fulgores 
                                                                                     humedales
                                                                                     vuelos 
                                                                                    complicidad
Si te inventas una pareja con alma de títere
jamás conocerás la gracia y la lumbre y la fuerza 
que una mujer oceánica guarda en su centro para regalar
a quien reconozca la luz de su libertad
Si sus labios se acostumbran a permanecer cerrados 
nunca probarás el sabor de la miel alucinógena 
que traviesa viaja en besos arrebatados
infinitos                                                                            
                                                                                         larga pena prescindir 
                                                                                 en esta vida corta
                                                                                de su dulce placer

Si rechazas la inquietud de una boca con voz propia 
no conocerás la paz con que sus palabras 
piezas indescifrables 
pueden calmar tormentos huracanados
o aliviar angustias que agotan
antesalas ambas de tu insomnio-infierno
Ni flotarás en silencios de valiente solidaridad cuando  
guiada por el susurro de su intuición
descubra que tu necesidad 
en ese preciso momento
es encontrarte dentro de ti mismo
                                                                                          desafortunado perder                                                                                                                                                   
                                                                                          tan afortunado regalo
Si así la quieres
no sentirás sobre tu piel el bálsamo transformador de la ternura
cuando al amanecer 
tus días se abran hostiles
ni descansarás en la salvación irreversible 
que ofrece una mujer dispuesta a arremangar la blusa 
para trabajar a tu lado 
de sol a sol 
Si insistes 
no conocerás el prodigio de una hembra
resuelta a tomar tus toros por los cuernos
a decidir cómo ayudarte cuando la vida te abata
a arrullarte sin tregua entre sus brazos
Si te guían medievales usanzas
no disfrutarás el mimo tibio de un cuerpo curvilíneo
luminoso
capaz de volar a los paraísos de tu intimidad
porque cree en tu palabra cuando dices que la amas 
porque se sabe visible en todos tus espacios
imprescindible en los suyos
porque reconoce en tu pecho un sitio justo para soñar
Si solicitas esa quietud irrompible
nunca sonreirás conmovido al verla
remolino incansable
en su afán por componer el mundo que juntos habitan
ni tendrás oportunidad de sostenerla cuando se desmorone
y, casi rota por mucho llorar
aúlle ante las injusticias que la retuercen
y no logra transformar
Si la prefieres estática
no abrazarás su cintura cuando en la noche de buena estrella
te alborote la luciérnaga del deseo
candente y cadenciosa
al ver su falda de vapor mientras ella baila de pura felicidad 
Si buscas una muñeca de frágil porcelana
un ser a quien dictarle qué sí y qué no
perderás la gloria de andar la vida 
tomando la mano firme
de una verdadera compañera
Y esa pérdida, querido
es una lástima universal
                                                                          casi tragedia
Si acaso encuentras a esa mujer de papel maché
habrás de guardarla en jaula de cristal
Tarde o temprano llegará un sol 
incandescente 
que con rayos de fuego
la sacará de su letargo artificial
Y ella
sin poder evitarlo
romperá el cristal de la jaula 
atravesará puertas 
muros
tejados y ciudades
sin que puedas retenerla
Corazón en mano
rasgará los días y los años y las noches
hasta que sangren
sacudirá tu alfombra para que las certidumbres que guardó debajo
aquel día ciego
emerjan alborotando su aire
como estribillos de una vieja canción
Volará lejos
lo más lejos posible
llevando su canción en el pecho y en los labios
volará con arrojo
instinto primitivo para sobrevivir
Y si no alza vuelo porque sus alas se estropearon
en fallidos intentos
cual inevitable cuenta gotas
lentamente
morirá cada día un poco dentro de su cuerpo aún en movimiento
Es posible que en tu cruzada
por miedo o estupor
no comprendas el porqué de su extraño fallecer
ni te enteres del tuyo
ese te pillará en el diluvio de algún llanto oculto al sol
                                                                              en austera soledad
Con el tiempo
enredada en algún árbol de sabiduría oculta
encontrarás la verdad irrefutable  
Tarde o temprano aprenderás que
aquí
allá 
hoy o ayer
no existe en el mundo asunto más triste que un ser humano
tan derrotado
que se abandona al negro destino de morir en vida

                                                                                     y puede que el llanto diluvio
                                                                                     vuelva a pillarte