Hasta esta noche

La literatura me sacó de un laberinto de tristeza infantil que transitaba en absoluta soledad.

Con lecturas nocturnas, silenciosas, me enseñó a viajar, a convertirme, a encontrar el bálsamo salvador de la fantasía.

Habilidad que me acompaña hasta esta precisa noche.