Gozos feroces

Me bebo la noche del viernes leyendo sin prisa y sin pausa y con gozo feroz.

Leo durante horas.

Recuerdo aun aquella otra vida en que me la bebía bailando.

Con el tiempo aprendí que no son tan distintos, que ambos hábitos son búsqueda.

Son dos gozos feroces.