En el cuerpo

Un mar en furia o
un volcán en fuego, 
no sé cuál ímpetu llevo dentro
acaso ambos.

Me agitan fuerzas de la naturaleza
inmensas,
se arremolinan todas
en el desconcierto de mi cuerpo.

Las siento dueñas de todo.

Debo aplacarlas
lo sé, extinguirlas
en solitario silencio.

Sin llanto
sin palabras o gemidos
asesinar los bríos
que me danzan dentro.

Estrangularlos, sí
en tristísimo secreto.