Reencuentro

La pandemia ha traído una dulce ruptura, me estoy divorciando de la reinvención diaria del rostro.

Ni rímel ni polvos ni trazos disparejos con delineador.

Después de más de un mes de no ponerle nada, nos hemos reencontrado mi cara, los años y yo.

Como cuando éramos niños.