Días después

https://www.relato.gt/blogs/aprendemos-a-perder

Comparto la entrada que me publicó Relato.gt, el medio en el que he escrito durante varios años, porque hoy mis propias palabras me conducen a nuevos pensamientos. Lo escribí hace más de una semana. He perdido la cuenta, no sé cuantos días llevamos confinados.

La sensación hoy es más mansa, ese día la frustración era una furia encendida. Sus llamas me consumieron y en las cenizas que quedaron tras su paso, dejaron un tanto de calma, otro de filosofía y suficiente claridad mental.

No me falta la fuerza- escribí– lo que me falta, a ratos, es algo mucho más profundo, más grande, más poderoso. Muy a menudo lo busco porque, en estados de conciencia normales, suelo poseerlo en grandes dosis. Resulta que el optimismo, ese abstracto, la mirada limpia al futuro, es producto de la coincidencia de otros factores. Hoy me faltan todos.

Aprenderemos a perder, de eso estoy segura. También aprenderemos a sobrevivir a pesar y después de las pérdidas. 

Pienso en esto que escribí de nuevo y, de nuevo, coincido con las palabras que dejé tiradas en este espacio hace unos días.

Pero hoy soy dueña de una serenidad mediana. Cada quien fabrica con esta experiencia su propio capítulo. Cuando vuelva la mirada, quiero verlo como una pausa en mi desenfreno, un envejecimiento temporal, una tristeza negociable.