Para un par de ojos

Acercarme así, con tanta incertidumbre, es como cuando una es pequeña y con miedito asoma a un cuarto oscuro, abriendo la puerta un pedacito angosto en donde solo hay espacio para un par de ojos, asustados y expectantes. Arriesgarse sin saber de qué tamaño es el monstruo.