Tal vez en Comala

Y yo también iré a Comala porque me dijeron que tal vez ahí sí vive mi padre. Y es que en Comala los muertos parecen vivos, y yo ando con el recuerdo de mi muerto guardado en la bolsa. Lo llevo a todos lados  por si algún trozo suyo vuelve a la vida aunque sea por un breve momento. Pero en todos los años desde aquel año no ha vuelto. Por eso iré a Comala, para ver si entre los muertos que parecen vivos encuentro al mío. 

Turbaciones y arrebatos (dejar rastro)

                       
                     “Strong emotion” dijo Virginia Woolf  “must leave its trace.”

 El  rastro de lo sentido se hace perpetuo al escribirlo. La emoción se vuelve carne  de palabras. Su cuerpo, una escultura de curvos párrafos. 
Plagas de archivos invaden mi pantanal de carpetas. Transformo cuadernos en desórdenes de fonemas durante horas de lápices y recuerdos. Enternecimientos y  turbaciones y arrebatos hablan sobre un desierto de papel, y cubren cada palmo de sus arenas. Laberintos vitales de palabras protegen lo sucedido de  caer en los abismos de la desmemoria. Tienen vida, son frases-testigo, evidencia a prueba de tiempos. 

Tanta experiencia guardo en el caos de mi armario mental. La necesidad de escribirla es irrefrenable. A veces confundo qué llegó primero.