Fuego en el cielo


Llueve fuego de tarde
en el cielo que abraza
mi viejo balcón de 
hierro negro.
Fuerza bella y amarilla
que intimida la mirada
de quien busca respuestas 
en el firmamento, y encuentra
unas cuantas tímidas y ocultas
en la humedad de la tierra.
Fuego de oro presente en la tarde
que alcanza mi soledad escurridiza,
brillo de hermosura y sombra
que amenaza como el silencio
y seduce como el buen beso.
Llamas consumen con caricias
el cielo de mi imaginación.
Iluminan las ideas que nacen
y explotan y brotan valientes
en la mente, tan desesperadas
algunas,  esperanzadas las otras.
Fuego en mi cielo, flamas en el tuyo,
fuerza amarilla que ilumina y ciega
los cielos todos, de todos los tiempos.

Fotografía de Nicté Serra ,