Para apaciguar quebrantos

Ha vuelto la luna. Suculenta,

tan hermosa.   


Es precisa nuestra luna blanquecina, 
sabe que estamos al borde del precipicio
 y regresa como un milagro.


Con luz, porque vio tinieblas, 
cercana porque adivinó soledades. 

Prometedora, 
para que bocas nuevas se besen.  
Serena para apaciguar quebrantos.