Para peleas no estoy

Hoy es la dichosa pelea. El mentado, famoso y exorbitantemente carísimo combate de box entre ‘Money’ Mayweather vs ‘Pacman’ Pacquiao. Y boxeador al fin, el señor de la casa está alborotado, para él es “el tema”. Anda de entusiasmo inflado, como niño en Disney. Me cuenta detalles de todos los tamaños y colores, una enciclopedia en el asunto es mi marido. Increíble los elementos involucrados en este evento. Aprendo y no dejo de sorprenderme ante lo que se juega, ¡cuántos ceros adornan las cifras caramba! un escándalo.
Pero lo que más me impresiona son las historias de los boxeadores. El dolor de la infancia, sus origines escabrosos, el camino largo que los colocó hoy en ese ring. El drama personal descargado con puños y guantes y entreno exhaustivo convertido en deporte, en espectáculo.
El favorito es Mayweather, pero me gustaría que Manny ganara. Todo tipo de glorias existen para la raza humana, algunas incomprensibles.

Yo mejor preparo boquitas.