Para que pese

 
 
PARA QUE PESE
 
 
Voces,
para no perderme en los laberintos
engañadores
  de la soledad. 
 
Música,  
para disimular las arrugas de la tristeza  
para bailar. 
 
Y letras
siempre mías las letras. 
 
Para ensanchar la vida  porque alargarla no puedo. 
 
 Para que  pese,
gorda de palabras. 
 
Rotunda
ingeniosa
 
 Y hoy… nada más.