MUERE UNA GUITARRA

Ha muerto otro grande de  las artes.  Paco de Lucía ya no tocará más su guitarra de mucho salero. Sus acordes mágicos siempre me transportaron a ese flamenco que se me metió en el alma desde que era niña para quedarse y acompañarme.  Como si fuera premonición, anoche mientras trabajaba un poco,  escuchaba su interpretación magnifica del Concierto de Aranjuez. La he gastado a pulso de repetición y siempre me alborota los sentires. 

Me trasportan, don Paco y su guitarra, a aquellos años de adolescencia en los que la dificultad de un zapateado era quizás la única verdadera dificultad que me apremiaba. 

Los que aprendimos a sentir los palos del flamenco sabemos de qué tamaño es la pérdida que deja su muerte. Descanse en paz gran maestro.


Con un poco de poesía, para que acompañe a la música en su luto:


“Ven a mis brazos guitarra
que cantas llorando.
No sé qué te está pasando,
pero algo se te desgarra.
Entre tus cuerdas se amarra
eso que no puede ser.
Te empiezas a conmover
cuando mi mano te toca.
Y es porque guitarra loca
te estás volviendo mujer.”

MANUEL JOSÉ ARCE






Aranjuez, por siempre el Concierto de Aranjuez



Y las eternas bulerías…




¡Cómo no sentir su muerte! si se lleva un trozo de nuestra historia con él.



Sin que faltaran esos fandangos que tanto siento en “Los Aires Choqueros”…